Bígaro

Bígaro

Desde 11,40

Fresco.

Limpiar

Envíos 24h

Transporte frio pescados y mariscos a domicilio

100% fresco

Pago seguro

Transporte frío

Descripción

El bígaro común es un molusco gasterópodo univalvo que pertenece a la familia Littorinidae. 

Su concha dura, en forma de espiral y  de color gris con bandas en espiral más claras, puede alcanzar entre los 2 y 4 cm de alto.

Se encuentra en el océano Atlántico y mar Mediterráneo, en las orillas y en las zonas próximas a las desembocaduras de los ríos. Se adhieren a las rocas que quedan sumergidas, en los resquicios de las peñas, para protegerse del oleaje y las corrientes. Viven arrastrándose o ligeramente pegados sobre las rocas o algas. Se alimenta únicamente de algas

Los bígaros poseen una carne rica y un sabor en boca suave, con un toque muy marino. Además presenta una textura blanda y ligeramente babosa muy agradable en la boca.  

Nutricionalmente se trata de un alimento ideal para dietas, por baja aportación calórica. Además son ricos en magnesio, hierro y vitamina B12. Asimismo contienen propiedades afrodisíacas.

Los bígaros son el alimento perfecto para un pequeño aperitivo, acompañados con una copa de vino blanco. Su forma de prepararlos es cociéndolos. 

Yo aconsejo cocer los bígaros vivos ya que su carne estará más tierna y su sabor se apreciara más

Receta

Cómo cocer bígaros

Ingredientes

  • Bígaros  (500 g)
  • Agua (3 l)
  • Sal gruesa (210 g)
  • Hojas de laurel

Cómo preparar la cocción de los bígaros

  1. Colocamos los bígaros en el colador y los ponemos bajo el chorro de agua, ya que hay que lavarlos muy bien para eliminar todas las impurezas.
  2. A continuación ponemos un bol grande con abundante agua y sal, y los dejamos dentro durante 15 minutos.
  3. Ponemos una cacerola grande con 3 litros de agua fría, la sal gruesa y las hojas de laurel.
  4. Calentamos el agua a fuego alto, hasta que rompa a hervir y a los 5 minutos sacamos los bígaros, ya que estarán en su punto. Es importante no pasarse de cocción, ya que si no no conseguiremos que salgan enteros. 
  5. Por último, los sacamos y para mantener su temperatura, los cubrimos de un paño de cocina.