Percebe gallego

Percebe gallego

Desde 49,00

Fresco.

Limpiar

Envíos 24h

Transporte frio pescados y mariscos a domicilio

100% fresco

Pago seguro

Transporte frío

Descripción

El percebe es un crustáceo marino que vive en el fondo de zonas de fuertes resacas, de las costas gallegas, llamadas rocas batidas. 

Se trata de uno de los productos más apreciados entre los mariscos. Debido a su carne que se caracteriza por su intenso sabor a mar. Además de por su difícil y peligrosa recogida, donde los percebeiros deben extraer el auténtico percebe gallego de zonas batidas por el oleaje.

El percebe posee unas grandes propiedades alimenticias, sobresaliendo a diferencia de otros pescados y mariscos su bajo contenido en grasas y colesterol.

Por otra parte cuenta con alto contenido en minerales como selenio y potasio. Los cuales nos protegen de enfermedades cardiovasculares y favorecen el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además de contar con vitamina B12 que ayuda al funcionamiento del sistema nervioso

Otra singularidad de este marisco gallego es su facilidad para cocinarlo, ya que simplemente se debe hervir agua y poner a cocer los percebes. Como dicen el Galicia “auga a ferver percebes botar, auga a ferver, percebes sacar”

Receta

Como cocinar percebes

Ingredientes

  • Percebes
  • Agua, entre 5 y 6 litros por kg de percebes.
  • Sal
  • Hojas de laurel

Pasos para la cocción de percebes

  1. Colocamos una olla con los litros de agua correspondientes. Si es posible, utilizaremos agua de mar, en caso contrario le añadimos la sal. Añadimos también la hoja de laurel para que los percebes cojan sabor cuando hierva el agua.
  2. Ponemos el agua a fuego alto y esperamos a que el agua esté hirviendo.
  3. Cuando el agua empiece a hervir echamos los percebes en la olla y los taparemos. Verás que el agua deja de hervir, es normal, no te preocupes.
  4. Después de unos minutos, justo cuando el agua vuelva a hervir, saca los percebes de la olla, ¡ya los has cocinado!.
  5. Los sacamos y dejamos que se enfríen un poco en un plato y ya estarán listos para comer. Para que queden a la temperatura perfecta y no se enfríen demasiado es recomendable taparlos con un paño.