Anchoas frescas

Anchoas frescas

Desde 5,40

Limpiar

Envíos 24h

Transporte frio pescados y mariscos a domicilio

100% fresco

Pago seguro

Transporte frío

Descripción

La anchoa, también conocida como boquerón. Es un pescado azul de unos 15 – 20 cm de largo, con un alto valor comercial. Se trata de un producto muy apreciado en la actualidad y en la antigüedad. Es capturado de manera habitual para el consumo humano. 

Aunque se trata de uno de los cebos más polivalentes que existe, perfecto para la pesca de lubinas, congrios, cabrachos, brótolas…

Se trata de un pescado con el cuerpo estilizado y comprimido, de color verde azulado en el dorso  y plateado en el vientre.

Es uno de los pescados más consumidos en todo el mundo, llegando a capturar 33.000 toneladas de anchoas y boquerones en las costas europeas. Entre el 70% – 80% de la pesca de anchoas es de tamaño pequeño, pero manteniendo su excelente sabor

Estos peces viven sobre todo en aguas saladas, aunque también pueden encontrarse en aguas dulces. Viven  normalmente en océano abierto, en bahías y estuarios de todos los océanos del mundo, pero la gran mayoría vive en zonas templadas. 

Aunque la anchoa del Cantábrico se trata de la más apreciada y valorada en el mercado, por su intenso sabor y textura fina. Ya que se trata de una anchoa de máxima calidad y que únicamente se captura en el mar Cantábrico.

La anchoa posee unas propiedades alimenticias excelentes. Ya que cuenta con numerosas vitaminas tipo A, D y K. Aporta minerales, como el sodio, potasio, magnesio, hierro, fósforo y calcio. También se caracteriza por ser una fuente de proteínas

Se trata de un alimento fácil de preparar, tanto frito, como rebozado, en vinagre o en salazón. Además de ser perfectas para consumirlas como aperitivo, plato principal o complementando a otro alimento

Receta

Como hacer anchoas en salazón caseras

 Ingredientes

  • Anchoas grandes y frescas (por lo menos medio kilo)
  • Sal gruesa
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo elaborar las anchoas en salazón

  1. Compramos pescado fresco y de tamaño grande a poder ser.
  2. a continuación lavamos y secamos suavemente con agua cada anchoa. Después lo limpiamos sin prisa y retiramos la cabeza.
  3. En el momento que tengamos todos las anchoas limpias las secamos y preparamos un recipiente para curarlos.
  4. Ponemos una cama de sal gorda, una de pescado sin amontonarlo, lo cubrimos de sal y tapamos.
  5. Lo dejamos en la nevera mínimo 24 horas y si son entre 48 y 72 mucho mejor.
  6. A los días sacamos las anchoas curadas de sal y retiramos el exceso con las manos.
  7. Lavamos con agua para dejarlos totalmente limpios y los secamos con papel de cocina. 
  8. Sacamos un recipiente y ponemos las anchoas en aceite y cubrimos.
  9. Ya están listas para consumir, es aconsejable comerlas antes de que lleguen al mes.